Buscar

If you need me, whistle!

by Alhy K. Wood

Categoría

Zinemaldia

The best of #66SSIFF: First Man

‘I love you to the moon and back’ es un (ñoño) dicho popular que suelen emplear los padres angloparlantes para expresar el afecto inconmensurable hacia sus retoñxs. Debió de originarse en el periodo pre-alunizaje, porque en pleno siglo XXI y con el imaginario colectivo puesto en el multiverso infinito, la distancia a la luna se nos antoja demasiado corta. Pero mucho antes del nuevo milenio, hubo un hombre que transformaría lo metafórico en literal y ese first man fue Neil Armstrong. Probablemente, si no hubiera sentido un amor “to the moon and back” por su hija fallecida, el pequeño paso para el hombre, pero gran paso para la humanidad, lo habría dado otro y el film que nos ocupa, a su vez, habría sido muy distinto.

Seguir leyendo “The best of #66SSIFF: First Man”

Anuncios

Qué llevarse del #66SSIFF

PANO_20180921_143719-01

 
Compromiso político, paternidad y maternidad responsables, procesos de duelo, adicciones, romances frustrados, cambios vitales, adolescentes en crisis, la familia y sus lazos como motor vital y/o instigador de infiernos, el color rojo, un vestido con tendencias psicopáticas (también rojo), violencia, cantantes buscando su sitio, psicópatas en diferentes estratos sociales, márgenes, pulsiones, fluidos… son algunos de los temas que hemos podido encontrar tanto en la sección oficial, como en perlas y nuevos directores.

Casi recuperada de la resaca física y emocional de casi 9 intensísimos días de buen cine, ya es hora de ir guardando en el baúl cinéfilo los momentos que me llevo de esta última edición del zinemaldi (esta entrada se puede actualizar a lo largo de los próximos días. Soy de digestión lenta. Qué le vamos a hacer).

Seguir leyendo “Qué llevarse del #66SSIFF”

The best of #66SSIFF: Viaje al cuarto de una madre

Una mención especial del jurado de nuevos directores + el premio de la juventud no eran suficientes. Muchxs ni siquiera entendíamos por qué Viaje al cuarto de una madre no se encontraba en la sección oficial. Y es que la notable opera prima de Celia Rico Clavellino tiene calidad de sobra para competir en cualquier certamen. Tanto es así, que ha acabado siendo una de mis películas favoritas de esta 66 edición.

Seguir leyendo “The best of #66SSIFF: Viaje al cuarto de una madre”

The best of #66SSIFF: Girl

Que nadie se lleve a engaño. Girl no es ni pretende ser una representación ni un retrato exacto y fidedigno de la comunidad transgénero. Su jovencísimo director, Lukas Dhont, ya lo ha confirmado en varias entrevistas, asegurando que no es tan ambicioso ni tan osado como para pretender filmar la película trans definitiva. Girl es, simplemente, la historia de Lara, una adolescente a punto de iniciar el proceso de reasignación que sufre un rechazo, vergüenza y repulsión extremos hacia el cuerpo en el que ha nacido. Un cuerpo que, no solo no la representa, sino que choca frontalmente contra su mayor objetivo: convertirse en bailarina de ballet.

Seguir leyendo “The best of #66SSIFF: Girl”

I, Daniel Blake/Yo, Daniel Blake: “Yo quijoteo. ¿Tú quijoteas?” (#64SSIFF)

No comienza mal lo último de Ken Loach. Un personaje simpático y entrañable desgrana lúcido humor británico ante la frustración de la insultante red tape de las ayudas sociales, denunciando de forma clara y lúcida la brecha tecnológica que existe entre las jóvenes generaciones que han integrado la tecnología plenamente en sus vidas y la muy desorientada tercera edad. Y con la empatía en mode on, un@ piensa que tal vez la palma de oro en Cannes está total y completamente justificada, pero se equivoca.

 

Seguir leyendo “I, Daniel Blake/Yo, Daniel Blake: “Yo quijoteo. ¿Tú quijoteas?” (#64SSIFF)”

Ma vie de Courgette/La vida de Calabacín: Delicia antidepresiva (#64SSIFF)

En una época en la que la duración media de las películas es de 120 minutazos y cuya temática parece abducida, en parte, por desquiciados niños/adolescentes psicópatas, de repente, llega un pequeño huérfano ojeroso apodado Calabacín y nos regala un cuento luminoso, tierno y profundamente humanista de 70 minutos que es todo un prodigio de concisión narrativa y conexión emocional con el espectador. No es de extrañar que esté arrasando y que se lo haya llevado todo (mejor película y premio del público en el festival de Annecy, la nominación al Oscar a mejor película de animación, el premio del público del Zinemaldi como mejor film europeo, o el recientísimo César a mejor film animado, entre otros), ¡y lo que le queda!

 

Seguir leyendo “Ma vie de Courgette/La vida de Calabacín: Delicia antidepresiva (#64SSIFF)”

Lady MacBeth: Fiereza sin control (#64SSIFF)

Inglaterra rural. 1865. Una joven llamada Katherine se ve obligada a casarse con el heredero de una gran fortuna, un hombre que no sólo la desprecia de todas las formas posibles, sino que casi le dobla la edad. Su fría y cruel familia política viene en el “marriage pack”, haciendo de su existencia un infierno más opresivo e insoportable que el corsé que debe llevar diariamente. Sin embargo, su situación cambia de forma drástica cuando inicia un muy tórrido romance con un joven trabajador de la finca. Aferrada a su única pasión/libertad con uñas y dientes, Katherine estará dispuesta a lo que sea para que nada ni nadie se la arrebate.

 

Seguir leyendo “Lady MacBeth: Fiereza sin control (#64SSIFF)”

君の名は。(Kimi no na wa)/Your name: Cuando haces POP ya no hay stop (#64SSIFF)

 

Makoto Shinkai, el director del último mega exitazo de animación japonés, no quiere que el público vea su nueva película y afirma, incluso, que tenía cruzados hasta los dedos de los pies para que el ya mítico film no fuese nominado al Oscar. Para bien o para mal, sólo se ha cumplido uno de sus deseos. Your name no ha pasado la (excelente) criba de films de animación de esta edición, pero todo apunta a que aún le quedan muchos espectadores por “decepcionar” a lo largo y ancho del planeta.

 

Seguir leyendo “君の名は。(Kimi no na wa)/Your name: Cuando haces POP ya no hay stop (#64SSIFF)”

Arrival (La llegada): abducción intelectual y emocional (#64SSIFF)

Si hubiera tenido que publicar esta crítica el día que vi la última película del (imparable) director canadiense o el siguiente, no habría sido capaz de escribir ni una línea. El shock emocional fue tan inmenso que bien podría describirse como síndrome de Stendhal. Y no fui la única. Me atrevo a asegurar que casi tod@s l@s que componíamos el pase de prensa de la pasada edición del zinemaldi sentimos el mismo doble gancho al corazón y a la cabeza y la misma sensación de trascendencia (no recordaba una reacción del público tan intensa desde Gravity y dias después la misma reacción se repetiría en Sitges). Simplemente, lo supimos: Arrival haría historia.

 

Seguir leyendo “Arrival (La llegada): abducción intelectual y emocional (#64SSIFF)”

#64SSIFF Kalebegiak: Donostia, nik ez zaitut maite

La capitalidad cultural europea era la excusa perfecta para llevar a la gran pantalla una Donostia, maite zaitut casi tan ambiciosa como Paris, Je t’aime o New York, I love you. Después de todo, ¿acaso la antiguamente conocida como “pequeña París” o “París del sur” no se merecía también un collage potente de historias?

12 cortos de impecable acabado formal, con géneros que van desde la comedia hasta la animación, pasando por el documental, componen los colores de este Kalebegiak (caleidoscopio) creados por 15 cineastas locales en una heterogénea mezcla entre autor@s consagrad@s (Gracia Querejeta, Julio Medem, Imanol Uribe o Daniel Carparsoro), cineastas conocidos (Borja Cobeaga o Asier Altuna) y nuevas promesas (algun@s, como Iñaki Camacho e Ekain Irigoien, ni siquiera han dado el salto al largo).

 

Seguir leyendo “#64SSIFF Kalebegiak: Donostia, nik ez zaitut maite”

The best of la 64 edición del zinemaldia

Hacer un top 10 de entre las 32 películas que tuve la suerte de ver en la última edición del zinemaldia, resulta una tarea masocamente meticulosa (además de tremendamente injusta) digna de los periodistas de Spotlight. Hay algunos títulos, de los que hablaré en futuras entradas, que podrían haberse colado en esta lista y que, posiblemente, incluso, resulten “objetivamente” mejores y más redondos que las películas que muestro a continuación. ¿Qué criterio he escogido, entonces? Simplemente, el cosquilleo en la nuca, como diría June Allyson en The Glenn Miller Story o la sensación de que esos films aportaban algo inusual, original, revitalizante y/o estimulante a mi bagaje cinéfilo. Eso sí, el orden de este top, salvo el incuestionable número 1, es totalmente arbitrario. Pasen y lean 😉
 
 

Seguir leyendo “The best of la 64 edición del zinemaldia”

61 edición del Zinemaldia: Anti-perlas

Hace exactamente una semana que la última edición del festival de cine de San Sebastián echó anclas a la espera de la (esperemos menos “recortada”) 62 edición, sin embargo, ha supuesto un tiempo muy escaso como para que la (advenediza) autora de este blog haya tenido tiempo de digerir y asimilar las casi 30 películas que ha tenido el privilegio de disfrutar como acreditada por primera vez en su vida.

¿Por dónde empezar? Por las anti-perlas, para posteriormente pasar a las semi-perlas y acabar con las pequeñas y grandes joyas, of course.

 
Anti-perlas

 

The face of love (Perlas)

Cuando te encuentras con dos actorazos de la talla Annette Bening y Ed Harris derrochando química y complicidad en una historia, a priori, de lo más prometedora (una mujer viuda se encuentra con un clón de su difunto esposo 5 años después de su pérdida y se siente irremediablemente atraída por él) parece que nada puede salir mal, sin embargo, el film culebrea en su segunda mitad, y el enorme potencial de la historia queda fagocitado por una simple y facilona resolución telefilmil que deja en el espectador una indignante e imperdonable sensación de estafa.

 

Devil’s knot (Sección oficial)

Es difícil decidir qué es lo más triste del último trabajo de Atom Egoyan: si constatar que el director ha perdido definitivamente el norte o encontrar en su reparto a buenos actores como Colin Firth y Reese Witherspoon simplemente correctos y desperdiciados. Con ecos de Mistic River y vocación de telefilm, la película resulta aburrida, predecible y sin personalidad. Expone unos supuestos hechos reales con escaso atractivo o interés, para arrojarnos a un final torpe y anticlimático con los que, probablemente, sean los (super explicativos) rótulos finales más largos de la historia.

 

October, November (Sección oficial)

Esta cinta austríaca tiene el dudoso honor de haber sido, probablemente, la película de la sección oficial que más desbandadas ha provocado en el patio de butacas. A pesar de contar con el bueno de Sebastian Koch pululando por los Alpes, el film resulta aburrido, acartonado, predecible, sin ritmo, sin emoción, reiterativo e insoportablemente largo. Una escena se repite.:un pobre salmón agoniza y lucha desesperadamente por respirar sobre una piedra. Nada justifica la muerte de un animal no humano para subrayar insistentemente un proceso vital, pero, este film, menos que ninguno.

 

Enemy (Sección oficial)

Tal vez, dentro de unos años, me tire de los pelos y/o me haga cortes con cuchillas al más puro estilo trastorno borderline por no haber sido capaz de ver y apreciar la grandeza del film de Denis Villeneuve, pero, aquí y ahora, me resulta difícil ver un potencial diamante en bruto tras ese inconcluso, pretencioso y caótico manto de confusión. Se agradece un film que intente salirse de lo convencional y sorprender al espectador. También se aplaude la atmosfera inquietante, turbia y alucinógena y la inspirada elección de casting, pero no puedo darle la razón al director cuando afirma que “para entenderla o disfrutarla hay que verla más de una vez”.  Las segundas oportunidades cinematográficas, sólo se dan a quienes te han atrapado en su red (y nunca mejor dicho) tras un solo visionado.

 

 
Fruitvale Station (Perlas)

Tras ver Fruitvale Station y de confesar sentir una tirria especial por la sobrevaloradísima Bestias del sur salvaje, la ganadora anterior, me reafirmo en el hecho de que he perdido del todo la fe en el criterio del festival de Sundance. Resultaría difícil imaginar cómo ha podido llegar tan lejos una producción manipuladora, telefilmera, almibarada y maniquea (en la que la sensación de manipulación y nulo respeto hacia la inteligencia del público resultan constantes) si no fuera por los grandes nombres que se esconden en las labores de producción. Para indignarse ante una injusticia no hace falta que nos eleven a la santidad a su víctima (puede, incluso, resultar contraproducente, y de hecho, ni siquiera tiene que caernos bien). Un acto abominable siempre será abominable. Y punto.

 

For those who can tell no tales (Sección oficial)

Los temas que acaricia no podrían ser más interesantes y rescatables, pero, lamentablemente, las buenas intenciones no bastan ni para conmover ni para sostener una película. El film de Jasmila Zbanic está situado a las antípodas de la emoción, como su australiana protagonista, y nos deja la frustrante sensación de haber visto una película fallida que pedía a gritos una buena ficción en lugar de una falsa y fría estructura de documental. Aunque le pongamos ganas y complicidad, su bienintencionado recorrido no nos conmueve, ni horroriza (y esto es lo peor que se puede decir de un film de denuncia), además, profundiza levemente en la herida y sus consecuencias y no acaba de resultar del todo creíble. Una pena.

 

El rey de Canfranc(Zabaltegi)

Durante la segunda guerra mundial hubo una Casablanca y un Rick’s Cafe patrios, concretamente en la estación de ferrocarril de Canfranc (Huesca), donde Albert le Lay, un espía al servicio de la Resistencia francesa que se ocultaba bajo la normal apariencia del jefe de la aduana francesa, controlaba este punto estratégico de paso de mercancías entre España y Alemania, salvando unas cuantas vidas en el intento.

Con semejante argumento, a priori, resulta bastante improbable que este documental pueda resultar aburrido, pero, desgraciadamente, lo es. Su fascinante material está narrado sin pulso, sin originalidad y sin gracia (como si tratase de un documental medio de La2), se limita a ser funcional y toda su potencial magia (que daría para una película) se pierde en el camino. Qué rabia.


Próximamente: Semi-perlas

 
*

Blog de WordPress.com.

Subir ↑