PANO_20180921_143719-01

 
Compromiso político, paternidad y maternidad responsables, procesos de duelo, adicciones, romances frustrados, cambios vitales, adolescentes en crisis, la familia y sus lazos como motor vital y/o instigador de infiernos, el color rojo, un vestido con tendencias psicopáticas (también rojo), violencia, cantantes buscando su sitio, psicópatas en diferentes estratos sociales, márgenes, pulsiones, fluidos… son algunos de los temas que hemos podido encontrar tanto en la sección oficial, como en perlas y nuevos directores.

Casi recuperada de la resaca física y emocional de casi 9 intensísimos días de buen cine, ya es hora de ir guardando en el baúl cinéfilo los momentos que me llevo de esta última edición del zinemaldi (esta entrada se puede actualizar a lo largo de los próximos días. Soy de digestión lenta. Qué le vamos a hacer).

  


 

Las lágrimas de Koreeda

Momentazo no solo de esta edición, sino de la historia del zinemaldia. Considerando lo emocionalmente represiva que es la sociedad nipona, ver al entrañable director japonés frente al entregado Victoria Eugenia, agradecidísimo y sin poder contener el llanto, es algo difícilmente olvidable para cualquier fan de su cine. Sabe que en Donosti se le admira y se le quiere y que el sentimiento es mutuo. ¿Para cuándo el tambor de oro?

 
 
yuli3

 
Las coreografías de baile en Yuli

Iciar Bollaín aprueba con nota la complicada tarea de plasmar la emoción de la danza. La cámara se siente como parte de los movimientos y nos regala momentos de una emoción y una belleza abrumadoras.

 

roma poster

 
Roma

Si Audrey Hepburn, por motivos obvios, escogía Roma como su ciudad favorita en Roman Holiday, como espectadorxs, no nos queda más remedio que rendirnos ante el film de Cuarón como lo mejor visto en todo el zinemaldia. Experiencia emocional y cinematográfica apabullante e inolvidable (si, de esas que te dejan sin aliento y al borde del Stendhal), no solo está prodigiosamente filmada, sino que supone un emotivo y muy necesario homenaje a las mujeres en un tiempo en el que eran prácticamente invisibles en todos los estratos sociales. Cuarón radiografía su infancia y nos propone sororidad y feminismo como único mecanismo de defensa contra el sistema patriarcal y como el genuino (y, a menudo heroico) sostén de la familia en tiempos de crisis (o no). Una de las mejores líneas de guión escuchadas en Donosti es suya: “no te dejes engañar, las mujeres siempre estamos solas”. Si no es una obra maestra, está cerca, cerquísima.

 

Quién-te-cantará2-843x434-660x374

 
El travelling circular de Quién te cantará

Aún siento la piel de gallina al recordar a Violeta y Lila  interpretando a la vez el mismo tema en lo último de Carlos Vermut. Es una secuencia tan mágica y perfecta, que casi lamentas que no sea la escena que cierre este películón.

 

High-Life-Claire-Denis-3

 
High Life

No ha habido película que, como espectadora, me haya supuesto un reto mayor que el film de Claire Denis. Su última escena, me dejó en un estado de shock tan tremendo, que era incapaz de decidir si estaba ante una obra fallida o un título de culto. High Life no me ha soltado desde entonces. De alguna forma, todos los días vuelto a su particular nave-cárcel y me siguen asaltando (y doliendo y removiendo) las mismas preguntas. Sé que es un film al que debo y necesito volver.

 

el reino

 
El tramo final de El Reino

El crescendo dramático y adrenalínico del tramo final de El Reino es un prodigio visual y narrativo. 30 ó 40 minutos de puro infarto plagados de potentísimas secuencias de acción, a cada cual mejor, que desembocan en un brutal final-bofetada del que resulta difícil sobreponerse. Cuánto necesitamos films como este. ¡Bravo, Sorogoyen!

 

IMG_20180925_145714-01

 
 Rupturas de la cuarta pared

Aún estoy asimilando el hecho de haber respirado el mismo aire que Timothée Chalamet, Claire Foy, Ryan Gosling, Judi Dench, Claire Denis, Juliette Binoche, Robert Pattinson y Bradley Cooper,  etra otrxs. Es complicado escoger solo uno, asi que me quedo con 3 instantes muy humanos. La humildad y emoción hasta las lágrimas del beautiful boy Chalamet cuando Felix Van Groeningen lo piropea en público; el encanto y elegancia de Juliette Binoche o la mujer que, incluyendo con la mirada a todxs lxs asistentes, es capaz de convertir una rueda de prensa con 100 acreditadxs en una charla tête à tête, pero, sobre todo, me quedo con Judi Dench, una boss en pantalla grande que, en persona es el ser más cálido, tierno y adorable del mundo. Haber podido mirarla a los ojos, sacarle fotos y decirle “thank you!” es uno de los regalos más bonitos y emotivos que me ha hecho nunca el zinemaldia.

 

shallow2

 
Shallow
en A star is born

Hay quien ya la compara, en trascendencia, con My heart will go on en Titanic, pero no, el mejor momento del primer film de Bradley Cooper es capaz de poner los pelos de punta, sin resultar empalagoso y ñoño. Hemos visto infinitas love stories, personajes aparentemente opuestos, con mucha química, conectando en la gran pantalla. En A star is born, somos testigos, además, de la brutal química musical que existe entre Ally y Jackson. Esto es, precisamente lo que lo eleva de la media. Si la opera prima de Cooper está destinada a dejarnos algún tipo de poso, será, en gran medida por el momento Shallow.

 

first man2

 
El duelo como impulsor de hazañas y/o viajes extraordinarios

A Neil Armstrong la pérdida de su hija lo llevó a la luna, un lugar al que, hasta, la fecha, no había llegado nadie. Lo descubrimos en la notable First Man. Esa hazaña no está al alcance del resto de los mortales, pero, al igual que ya hicieran Gravity y Arrival y como una crítica puntualizó en la rueda de prensa de la película, en la sci-fi más interesante de los últimos años se repite el mismo esquema pérdida-duelo-hazaña. Confieso que First Man me emocionó hasta las lágrimas, en gran parte, por este motivo. Me gusta (y necesito desesperadamente) la idea de un proceso de duelo como oportunidad de alcanzar la autorealización en algún aspecto vital o de salir de la zona de confort para lograr algo extraordinario.

 

girl_still_2

 
La interpretación “out-of-this-world” de Victor Polster en Girl

Dotado de un físico andrógino angelical, este actor y bailarín debuta de manera impecable encarnando a una adolescente transexual en la imprescindible Girl. Y es tan apabullante la mimetización, que unx no sabe a ciencia cierta dónde acaba Lara y dónde empieza Victor y resulta impensable imaginar a otrx actriz o actor en ese mismo papel. En mi modesta opinión, la interpretación del año.

 

bad times3

 
El jukebox de Bad times at the El Royale

Desde la escena en la que very talented Cynthia Erivo comienza a cantar a capella “This old heart of mine” by the Isley brothers, sabemos que, musicalmente, nos encontramos ante un film extraordinario. Probablemente, este sea el mejor, pero no es el único tema que nos pone la carne de gallina y/o nos insta a bailar en la butaca. Su director,  Drew Goddard, ya nos lo advertiría en la rueda de prensa: la música es el octavo protagonista del film. Yo añadiría que la camisa abierta que luce Chris Hemsworth durante toda su actuación es el noveno, pero es solo una apreciación personal 😉

*

Anuncios