Decía Carl Jung que “El encuentro entre dos personas es como el contacto de dos sustancias químicas: si hay alguna reacción, ambas se transforman”. Si extendemos este mismo ejemplo a cualquier tipo de encuentro (interpersonal, internacional, intercultural, interespecies, etc), el resultado es (o pretende ser) Annihilation.


 
annihilation 7

 
Alex Garland ya nos demostró en la notable Ex Machina que le interesa mucho más plantear preguntas que respuestas y su último film no solo lo confirma, sino que se encuadra dentro de la ciencia ficción más ambiciosa y estimulante: la de vocación filosófica-humanista-existencial o aquella que se sirve de la sci-fi como mero vehículo para explorar, definir y cuestionar la naturaleza humana. Annihilation peca de ambiciosa, de querer abarcar muchas y complejísimas cuestiones diferentes de forma satisfactoria y de confiar en exceso en la complicidad del/a espectador/a, pero si se entra en su juego el resultado acaba siendo más que satisfactorio.

 

[Warning: Spoiler Zone]

 

Annihilation 3

 
Garland, basándose en el bestseller homónimo de Jeff VanderMeer (que, por ahora, poc@s han leído y casi nadie puede comparar con el film, al menos por estos lares), nos sumerge en Área X o The Shimmer, una zona con presencia extraterrestre en continua expansión que resulta letal, terrorífica y fascinante, a partes iguales, para tod@s quienes se adentren en ella. La presencia militar ha fallado (ejem) en su afán exploratorio y el siguiente grupo de suicidas valientes lo componen 5 científicas (¡viva el empowerment femenino!) de las cuales una, la bióloga (no nuestra Ana Obregón, sino nuestra Natalie Portman), resulta una especie de dos por uno, ya que posee formación militar previa.

 

annihilation 8

 
Le compramos a su director los objetivos de la misión (¿para qué adentrarse progresivamente cuando se puede ir directa a la boca del lobo, o el faro, en este caso?), el hecho de que no lleven la protección adecuada (hello, trajes de aislamiento!), que pierdan con tanta facilidad el sentido del tiempo en pleno siglo XXI, que el único personaje bien definido que conozcamos (y con el que empaticemos) sea el de Portman (salvo, tal vez, el de su marido, Oscar Isaac) o una tramposa escena gore que solo puede justificarse para aterrar y poner en el mood deseado al/a espectador/a. Y se lo compramos porque Annihilation es tan absorbente, apasionante y malrollera, que un@ entiende desde el principio que esa inmersión en The Shimmer es como una de esas zonas de la galaxia en la que predomina el lado oscuro y que, como Luke, solo hallaremos lo que llevemos dentro de nosotr@s mism@s.

 

Annihilation 4

 
Y si el film ya nos tenía en sus garras por su inquietantísima atmósfera, sus muchos interrogantes y su deslumbrante puesta en escena y belleza visual (¡que crimen cinematográfico no habernos dado ni la oportunidad de poderla ver en pantalla grande!), es en su apabullante tramo final cuando arriesga, muestra sus cartas y gana, demostrando una desarmante profundidad y calado y convirtiéndose en un instantáneo título de culto.

 

annihilation 5

 
Interpretación personal e intransferible de The Shimmer y del final

Annihilation nos habla, entre otras cosas, de la continua transformación tanto física como psicológica a la que, como organismos vivos, estamos expuest@s. The Shimmer vendría a ser una metáfora magnificada del cambio, el cual, en si mismo, no tiene ninguna intencionalidad moral, no es ni bueno, ni malo, solo catalizador, diferente. Aterra porque supone una pérdida o pequeña muerte de lo que somos, pero en última instancia somos nosotr@s, nuestra propia naturaleza, lo que determina el grado de esa pequeña o gran transformación o aniquilación de nosotr@s mism@s.

Lena ya no es completamente humana debido a su ADN contaminado, mientras que Kane es un clon extraterrestre con cierta consciencia humana. En principio, eso no es ni esperanzador ni peligroso. Ambos seguirán transformándose  y  nadie sabe qué consecuencias puede traer para ellos o para la humanidad.

 

annihilation-6

 
Aunque tal vez la cuestión más apasionante por menos tratada o novedosa que nos plantea el film, es la capacidad toxica que como seres humanos tenemos para autodestruirnos (o para ser un cáncer de nosotr@s mism@s). Casi siempre se nos ha mostrado la autodestrucción desde un punto de vista físico, mediante unos malos hábitos y dieta o la adicción a alguna sustancia, pero casi nunca se ha tratado nuestra  potencialidad suicida desde un punto de vista psicológico. Todos los personajes del film buscan castigo, daño o directamente la muerte: por sentimiento de culpa, desesperanza, amargura, soledad, desamor, etc. E inconscientemente persiguen ese masoca objetivo mediante acciones y pensamientos tóxicos. Y esto es lo más terrorífico del film: bucear en ti mism@ y ver las raíces de tu propia aniquilación, constatar que no hay ningún peligro más letal que las enfermedades que puedes atraer a tu vida mediante el mal uso neurótico de tu mente.

 

annihilation-2

 

Anuncios