Un megalómano programador multimillonario (Oscar Isaac) selecciona a Caleb (Domhnall Gleeson), un joven empleado de su empresa, para que pase una semana en un lugar remoto con el objetivo de que ponga a prueba, mediante el test de Turing, a su última y espectacular creación: un robot-mujer inteligente destinada a revolucionar el mundo (Alicia Vikander).

Los amantes de la ciencia ficción estamos de enhorabuena. Ex_Machina es elegante, reflexiva, tensa, claustrofóbica y cerebral. Desde la primera y sobria escena, en la que nos presentan al personaje de Domhnall Gleeson, intuímos que su viaje a la casa de esa suerte de hipervitaminado y ermitaño Steve Jobs resultará una experiencia de lo más estimulante.

 

 

And so it is! El paso a la dirección del guionista Alex Garland (Sunshine, 28 días después) ha pasado su particular test con nota. Puede que esta inquietante mezcla de ciencia ficción, thriller psicológico y drama, a priori, parezca no ofrecer nada nuevo, pero a medida que avanza su trama, se van hilvanando algunas ideas y reflexiones de forma inteligente y fresca, de tal forma que logra que nos enfrentemos al conocido conflicto hombre vs máquina con una luz nueva.

 

Como a Caleb, su protagonista, poco a poco nos vamos enredando en una densa, desasosegante y a ratos espeluznante telaraña de la que no se puede huir con facilidad. Ex_Machina es uno de esos films cuyo “malrollismo” no desaparece a los minutos u horas de su visionado, sino que permanece en tu memoria, como el regusto amargo de esa pesadilla que, aunque no recuerdas con exactitud, tampoco puedes olvidar.

 

 

Gran parte de ese logro lo tienen sus 4 intérpretes (sorry, revelar la identidad del cuarto sería un spoiler). Oscar Isaac crea un estupendo genio/villano, alguien que fácilmente podría haber caído en la caricatura, pero que él convierte en único y tridimensional. El últimamente omnipresente Domhnall Gleeson, encasillado en buenazos/pardillos/losers, aporta a su compasivo personaje una naturalidad y unos matices que no le habíamos visto hasta la fecha. Sin embargo, la que más deslumbra es una ambigua, magnética y genial Alicia Vikander. Su muy inteligente y “microexpresiva” Ava resulta inolvidable.

 

Puede que la potente carga filosófica y ética de Ex_Machina nos haga salir del cine con el corazón encogido en lugar de con la reconfortante y despreocupada sonrisa típicamente “palomiteril”, pero su inteligente, satírica y reflexiva guerra de sexos bien vale un ticket hacia el país de las pesadillas.

 

 

6758d-machina_a

 

Desearía olvidar: Algún giro final algo artificial; su pesimismo.

 

Guardo en mi baúl cinéfilo: Su espíritu feminista; la cuidadísima atmosfera y fotografía; sus diálogos sobre la programación humana; sus genialmente escritos personajes y, especialmente, Ava y el hostiable/admirable Oscar Isaac; la super eco-casa; el hecho de seguir reescribiéndola a partir de su final no cerrado.

 

Test de Bechdel: ¿Suspendido?

 

Especismómetro: Apagado (no aparece ni se menciona a ningún animal no humano).

 

ex_machina-1200-80

 

*

 

 

Anuncios