¿Cuál es la fina línea que separa tus canciones Disney favoritas de tus canciones Disney FAVORITAS, o lo que es lo mismo, la actualización anterior de esta que nos ocupa? Para hacer la delicada, dolorosa y a menudo arbitraria decisión, pensé en recurrir a mi memoria. ¿Cuántas era capaz de recordar perfectamente años más tarde? Mi frikismo me demostró que casi todas, así que tuve que echar mano de otra estrategia: mi multilingüismo masoca. ¿Cuántas de esas canciones me había aprendido al dedillo en spanish y en inglés? La respuesta, ladies & gentlemen, es esta lista.

Under the sea/Bajo del mar, La sirenita/The Little mermaid
El entrañable cangrejo Sebastian, en un inspirado intento de convencer a la inquieta y enamoradiza Ariel del incuestionable there’s no place like home, echa mano de lo que mejor se le da: la music, y le suelta a la muchacha un alegato pro-acuático en forma de canción, que resulta tan alegre, contagioso y efectivo que acaba convenciendo a todos, desde el pez más escéptico hasta al terráqueo más acérrimo. La que no parece demasiado seducida, sin embargo, es la pelirroja sirena. Y es que los cachivaches y los príncipes apolíneos tiran bastante hacia la superficie…

Just around the river bend/Río abajo, Pocahontas
La disyuntiva en la que se debate la escultural Pocahontas en esta canción acaba resolviéndose en aquello que, en su verso más famoso,  ya había enunciado Robert Frost  “dos caminos divergían en un bosque, y yo tomé el menos transitado de los dos”. Y es que la muchacha se siente dividida entre sus potenciales obligaciones matrimoniales como hija del jefe o cumplir sus sueños (y/o reciclarse, de por vida, en “abuela sauce”). Sus dudas son comprensibles. Al fin y al cabo, el tal  Kocoum, aunque algo rudo y lacónico, podría ser, perfectamente, un modelo de ropa interior masculina. Entiéndasela.

 
The circle of life/El ciclo sin fin, The lion King/El rey león
Hace exactamente 20 años las plateas de todos los cines del planeta se estremecían ante uno de los comienzos más emotivos, impactantes y visualmente deslumbrantes que el cine nos había dado en mucho tiempo. Y si imagen y música formaban un tándem insuperable y perfecto, la poderosísima voz de Carmen Twillie elevaba el espectáculo a la máxima potencia. Lástima que ahora, dos décadas más tarde, y bien asentados en el siglo XXI, la idea de toda una selva postrándose sumisamente delante de un rey (depredador), subrayando en trazo grueso las ventajas de encontrarse en el top de la cadena trófica, da un poco de verguencitis, además de resultar de un especista insoportable. La canción sin embargo, sigue siendo igual de poderosa, eso es innegable.

 
I won’t say I’m in love/No diré que es amor, Hercules
Lo divertido (y universal) de esta canción, es ver a una confundidísima Megara pasando a la velocidad del rayo por los 5 pasos de la aceptación (negación, odio, negociación, depresión y aceptación) hasta acabar asumiendo que, una vez más, su caprichoso corazón ha vuelto a traicionar a su dominante cabeza. Y es que quien no haya pasado alguna vez por un proceso similar, que tire la primera sharon, digo stone…

Kiss the girl/Bésala, The little mermaid/La Sirenita
 
Ya lo decían en Bus Stop: Cuando besas a alguien que te importa realmente da algo de miedo. O eso es lo que queremos pensar cuando vemos vacilar tanto al príncipe Eric ante la cautivadora Ariel. Ni siquiera el ambiente idílico y romántico creado por el gran Sebastian surge efecto para romper un hechizo (y prender otro), sin embargo, para los fans de La Sirenita, este delicioso y divertido tema forma parte indiscutible de su BSO romántica y su educación sentimental.

Reflection/Mi reflejo, Mulan
A pesar de no haber vivido en la China de la dinastía Han, ni de sufrir la presión creciente de una familia inflexible y el acoso y derribo de una casamentera, resulta difícil encontrar a una adolescente que no se identifique, prácticamente al dedillo, con la amarga decepción que destila este bonito tema. En spanish: “Ahora veo que si fuera yo misma, rompería el corazón de mi familia. ¿Quién es esa chica que me mira fijamente? ¿por qué mi reflejo me devuelve a alguien que no conozco?”. La escena más honesta y dolorosa de Mulan trasciende la propia película. Tal vez sea por eso que casi cada disneyniano que la vivió en su infancia/adolescencia aún la guarda en su corazoncito.

 
Out there, Fuera/ The hunchback of Notre Dame/El jorobado de Notre Dame
Aunque casi todas las canciones disneynianas han ido variando de posición en mi top particular, Out there se convirtió en una de mis favoritas desde que, al verla en pantalla grande, consiguió erizarme del todo la piel. Hay mucho dolor, rabia y frustración en la vida privada de vida de Quasimodo, sin embargo, esta canción es una expresión de su polaridad más tristemente inexplorada. Sus palabras rebosan tanta esperanza y alegría, tanta luz, que desarman y conmueven profundamente. Pocas veces Alan Menken ha estado más inspirado. Para no empatizar con el maltratadísimo Quiasimodo, habría que ser una gárgola.
 
“Out there/Where they all live unaware/ What I’d give/ What I’d dare/ Just to live one day out there”.


Colors of the wind/Colores en el viento, Pocahontas 
Diabética para un@s, emotiva para otr@s, pero recordable, en cierta medida, para tod@s. Pertenezcas al grupo al que pertenezcas, no se puede negar que resulta refreshing que la canción principal de una love story con sello Disney no sea un tema de amor, sino un himno ecologista. Estábamos en los 90’s, ladies & gentlemente, y pardiez, ¡ya era hora!
“You think you own whatever land you land on/ The Earth is just a dead thing you can claim/ But I know every rock and tree and creature/ Has a life, has a spirit, has a name”.


Belle (Little town)/Mi pequeña aldea, Beauty and the beast/La bella y la bestia
De todos los temas que componen la premiada banda sonora de esta deliciosa adaptación animada del cuento de (nobody knows for sure), mi favorita, a pesar de no ser la más popular (Tale as old as time y Be our guest  se llevarían “la bestia” al agua), siempre ha sido Little town. Y no solo porque desprenda un contagioso buenrollismo por los cuatro costados, sino porque es un prodigio de concisión narrativa. En menos de 5 musicales minutos nos presentan y describen a su protagonista, su entorno, su relación con este y al malo maloso. ¿Qué más se puede pedir?
 
Favorite part: “Right from the moment when I met her, saw her/ I said she’s gorgeous and I fell/ Here in town there’s only she/ Who is beautiful as me/ So I’m making plans to woo and marry Belle”.


 
Part of your world/Parte de el, The little mermaid/La Sirenita
En la corona musical de Alan Menken, Part of your world brilla como una de sus joyas indiscutibles (tal vez, como la gran joya). Aunque quedase algún espectador que todavía no hubiese empatizado con Ariel y sus circunstancias, tras esta emotiva escena caería rendido a sus pies (o aletas, más bien). Letra y música consiguen transmitir todo el anhelo, ternura, melancolía y dolor, no sólo de un ser extraordinario al que su propio mundo “queda pequeño”, sino de cualquier adolescente inadaptado (oséase, casi tod@s). Sencillamente maravillosa.

 
He’s a tramp/Él es un vagabundo, Lady and the tramp/La dama y el vagabundo
A pesar de que no aparece en ningún top de canciones Disney y de que resulta desconocida para gran parte del público, He’s a tramp es, posiblemente, mi canción favorita de la factoría del tito Walt. ¿Que por qué? En el ambiente más lúgubre, cruel y deprimente del mundo (una perrera), mientras esperan desesperanzados en el corredor de la muerte, una perrita con el alma de Peggy Lee (que cantaba en los bares perrunos, no lo olvidemos) se marca un sexy tema de jazz sobre un Don Juan canino del que resulta inevitable enamorarse a pesar de que vaya por ahí rompiendo corazones. Corrían los años 50 y desde entonces Disney nunca ha vuelto a ser tan osada. ¿Cómo es posible que las protectoras de animales aún no la haya usado en sus campañas pro-adopción?
Y, colorín, Colorado, esta doble actualización disneyniano-musical se ha acabado. Confieso que me ha dado rabia dejar fuera de la lista temas como The gospel truth (no ne encontrado un video que incluyera los 3 fragmentos) o Be our guest/¡Que festin! ¿Habéis echado en falta alguna canción? ¿Cuál sería vuestra lista plastificada? 😉
 *