5 nominaciones: Mejor película, mejor director (Martin Scorsese), mejor actor (Leonardo DiCaprio), mejor actor de reparto (Jonah Hill) y mejor guión adaptado.
El tito Marty se ha marcado la que ya es su película más exitosa y mejor valorada por público y crítica en años. Los brokers o gangters del siglo XXI (y concretamente uno de ellos, un tal Jordan Belfort y su libro autobiográfico) han servido como inspiración para relatar la ascensión y ¿caída? de un voraz lobo poliadicto en traje de Armani.




Básicamente, hay dos formas de enfrentarse a este cánido de las finanzas. Los espectadores fascinados por los (violentos) personajes y situaciones límite, tan clásicos de la galería scorsesiana, probablemente disfrutarán de lo lindo y sentirán una irresistible atracción-rechazo por Belfort & Co. y su espiral múltiple de excesos. Por el contrario, los espectadores hastiados, tanto en la ficción como en el mundo real, de los machos alfa desatados sin escrúpulos y en situaciones de poder, acabarán aburridos, asqueados e impacientados por no encontrar algo más sólido o novedoso que un “más extremo todavía” que llevarse a la boca.




Puntos fuertes

*Está rodada con vigor y entusiasmo y resulta visualmente poderosa (y/o adictiva). Además, es valiente y no tiene miedo a resultar obscena o a rebasar cualquier límite (Scorsese demuestra perder miedos y pudores con los años, en lugar de ganarlos).

*Contiene interpretaciones entregadas, y no únicamente de sus dos actores nominados. Matthew McConaughey, por ejemplo, aparece 10 minutos, pero acaba siendo el personaje más carismático y mejor construido de toda la película.

*El film resulta un viaje emocional con todo lo que eso conlleva (y, para algun@s, entre los que no me encuentro, resultará de lo más divertido).

*Su ración de crítica social siempre es bienvenida.

*La escena del accidentado colocón con los lemmons caducados pasará a engrosar the best of Scorsese.



Puntos débiles
*Si, puede considerarse un tratado de la degeneración y la codicia, pero otros films ya nos han hablado del síndrome de Hubris antes sin tantos fuegos artificiales y en menos de 3 horas de metraje. ¿Qué nos muestra este lobo que no hayamos visto antes?

*Sus personajes, por mucha garra que tengan, resultan de lo más planos y se confunden con otros super capullos que ya conocemos. No son, ni mucho menos, Tony Sopranos del mundo de las finanzas. Ni vemos la cara oculta ni las aristas de ninguno de ellos.

*Puede resultar reiterativa, vacía y aburrida en algunos tramos. Además, tanto falocentrismo aburre… y mucho.

*La subtrama de la investigación policial es el colmo de la síntesis. No conocemos cómo se atan los cabos, y el policía encargado del caso esta mostrado con trazo demasiado grueso.

*No sé si Leonardo DiCaprio ha ofrecido la interpretación de su carrera, pero, en mi caso, ha sido la vez que más me ha costado separar al personaje del actor. No era capaz de ver a Jordan Belfort, veía a DiCaprio pasándoselo bomba.



¿Qué aportará?
Más figuras para el escaparate (o el altar) de modernos villanos más o menos carismáticos con su pertinente dosis de crítica. Una posible revitalización del cine de Scorsese. Un potencial oscar para DiCaprio.



¿Opciones oscariles?

Como película resulta demasiado desatada y excesiva para la conservadora academia.

Matthew McConaughey parece ser el favorito, pero DiCaprio tiene muchas opciones de llevarse a su eco-casa de lujo un oscar (quién sabe si, en esta ocasión, la Academy ha decidido recompensarle por los olvidos y ninguneos a los que lo ha sometido durante años).

También Jonah Hill podría dar la sorpresa arrebatándole el oscar al mejor secundario a un fantástico Jared Leto en Dallas Buyers Club.

Tendría lógica que el premio al mejor director y la mejor película coincidiesen, pero cosas más raras se han visto en los “oscares”.



Más especiales oscariles

Crítica de Frozen

Minicríticas de Gravity, 12 años de esclavitud, The wind rises y Dallas Buyers Club aquí y aquí


*