¿Por qué me gustará tanto esta escena de Las ventajas de ser un marginado?
¿Será que tengo predilección por las escenas en las que los protagonistas cantan y bailan (y en las que se dice tanto con tan poco)?
¿Será que siempre me ha gustado y me ha resultado prozac Come on Eileen?
¿Será por el shock de ver bailar (y muy bien, por cierto) a “Hermione Granger” con el “psicópata de Kevin”?
¿Será que su trio protagonista me parece de los más creíbles, carismáticos y queribles que he visto en mucho tiempo?
¿Será que el numerito del baile, aunque mucho mejor bailado, recuerda brevemente al de otro par de hermanos catódicos por los que tengo especial predilección: Monica y Ross de Friends?
¿Será porque que esta escena de baile representa la alegría compartida y el “embrace your wallflowerness” más totales y absolutos?
 
 
*
Anuncios