¿Qué criterio seguir para escoger tus películas favoritas del año? En mi caso, el mismo que seguía June Allyson en Música y lágrimas para saber con certeza que algo era bueno: un cosquilleo en la nuca.
Ordenados, no por preferencia, sino por fecha de estreno, los films más “cosquilleantes” del año, en mi modesta opinión, son:
 
 
 

Shame
Potentísimo retrato de un adicto al sexo a partir del momento en el que salta desde el borde del abismo a los infiernos. Cruda, descarnada, opresiva, estupendamente narrada y con un Michael Fassbender superlativo (cuya desgarrada interpretación es imposible olvidar), Shame es uno de los films más poderosos, dolorosos y contundentes del año.
 

 
La invención de Hugo (Hugo)
 
Mágico, nostálgico y emotivo homenaje al cine y a sus creadores. A Scorsese le perdonamos casi todo, incluso algunos defectillos e incongruencias argumentales, a cambio de la maravillosa cinefilia que destila su cuento y la contagiosa ilusión de los enormes ojos azules de su niño protagonista.
 

 

Tenemos que hablar de Kevin (We need to talk about Kevin)
Podría haberse titulado “Así se crea un psicópata”, pero habría resultado menos sutil. Y es que hay veces que la psicopatía es un círculo vicioso que se cultiva a lo largo de los años y este es uno de los mejores y más claros ejemplos. Dura, durerrima y emocionalmente extenuante,  a través de sus múltiples flashbacks, Tenemos que hablar de Kevin habla, básicamente, de la autoresponsabilidad, de la aceptación y del hecho de que todos somos víctimas de víctimas.
 

 

Take Shelter
La única pega que se le puede poner a esta inquietante película es su cuestionable final, pero mucho antes de que lleguen los títulos de crédito, un@ ya ha quedado atrapado en su sofocante atmosfera y en la magnética interpretación de su estupendo protagonista, como si fuera un insecto indefenso en una tela de araña. De su locura apocalíptica se pueden sacar muchas lecturas, todas escalofriantes y terroríficas.
 

 
Las nieves del Kilimanjaro (Les neiges du Kilimandjaro)
 
Hay quien critica que esta es una de las historias más flojas (y blandas) de Robert Guédiguian, pero si todas las pelis “menores” de un director consagrado tuvieran la misma honestidad, compromiso y solidez como esta, las listas de the best of, serían interminables. Sí, es una feeling good movie en tiempos de crisis, como lo fue Le Havre el año anterior, y consigue que sigamos teniendo fe en la humanidad. ¿Hay algo de malo en ello?
 

 

Un amour de jeunesse
De una forma muy sencilla, muy palpable, muy cercana, Mia Hansen-Love nos narra una intensa historia de amor imposible radiografiando cada rincón y cada detalle del corazón de su protagonista. Tierna y honesta, y sorprendentemente sabia para su juventud (no alcanzaba la treintena cuando la escribió), tiene la suficiente personalidad y estilo como para contarnos una historia vista 1000 veces y conseguir que resulte universal, fresca y distinta. Una delicia.
 

 

Moonrise Kingdom
Adultos con cuerpos de niños, niños con cuerpos de adultos, familias disfuncionales, conflictos sin resolver, planos simétricos, uniformes, inspirados secundarios, estética hipster y una banda sonora maravillosa. ¿Qué hay de nuevo bajo el sol wesandersoniano, entonces? Pues, probablemente, el mejor trabajo de su director y una de las películas más emotivas, inteligentes, tiernas y redondas del año.
 

 

The Dark Knight Rises
La película menos potente de mi lista (lo confieso), pero un final más que digno para la trilogía del hombre murciélago. Aunque dista de ser redonda, como su predecesora, lo último de Nolan te mantiene pegad@ a la butaca gracias a su historia sombría, absorbente, enrevesada y violenta; además de presentarte a un nuevo plantel de interesantes secundarios cuya evolución (y “traca final”) compensa algunas decepciones, defectos y “quehubierapasadosis”.
 

 

Frankenweenie

 
Si has adorado a un animal no humano alguna vez, probablemente, adoraras Frankenweeniey desearás que hubiera llegado mucho antes.  Aunque es imposible pedirle frescura y originalidad a una historia que ya conocemos y que hemos introyectado, una historia que ya es nuestra, y que el guión adolezca de falta de garra en su tramo final, Sparky es más simpático y entrañable de como lo recordábamos, hay toda una serie de geniales e inolvidables secundarios (la chica rara, su Bigotitos y el profesor de ciencias son impagables), un homenaje al cine de terror clásico con toques de humor negro y, sobre todo, hay alma. Frankenweenie está hecha con mimo y cariño… y se nota.
 

 
Looper
 
Cuando consigues acostumbrarte a la cara brucewellisada de Gordon-Levitt, descubres un film trepidante e inteligente, diseñado con cabeza y corazón, para bastante más que vender palomitas y, de paso, dejar sin respiración (y con muchos deberes posteriores) al agradecido espectador. Magníficamente interpretada, contiene una de las mejores y más intensas escenas del año (el encuentro en el dinner). Looperes un must que deja satisfechos casi todos los paladares.
 

 

Argo
Mezclando (y equilibrando) inteligentemente thriller político made in seventies, comedia ácida y drama, poco hay que reprocharle al tercer trabajo de Affleck tras la cámara. Genialmente ambientada, transcurre en un crescendo de suspense y agradecidas gotas de humor autocritico y mordaz (a cargo de unos geniales Alan Arkin y John Goodman) que más que quitarle fuerza a la parte dramática, la fortalecen. ¡Qué buena es, pardiez!
 

 

Ruby Sparks
Puede no ser del todo original, perder fuerza hacia la mitad del metraje y flaquear en sus secundarios, pero posee un estupendo guión que habla de la idealización del amor y de la delgada línea entre realidad y ficción con una portentosa madurez y dos protagonistas en estado de gracia. Ruby Sparks es una película lúcida, profunda, honesta y dolorosa, pero, al mismo tiempo, fresca, mágica y esperanzadora. Imprescindible.
 

 

En la casa (Dans la maison)
Otro film sobre la necesidad de crear y de escapar a través del arte y la primera concha de oro en mucho tiempo de la que sentirse orgullos@. Perturbadora y fascinante, la inteligente telaraña de Ozon tiene pequeñísimos huecos. Está tan bien hilada y estructurada y tiene un final tan magnifico (uno de los mejores del año), que no hay manera de expulsarla de la memoria.
 

 

Holy Motors
Como espectador, pocas experiencias cinematográficas se pueden igualar a la última película de Leos Carax. Y es que no hay un solo momento en todo el film en el que uno pueda evitar pensar “¿a dónde van a llevarme ahora?” ó “esto no lo conozco”. Bizarra, inclasificable, apabullante, megalómana, feista, incómoda, intensa, a ratos desagradable, pero siempre hipnótica y fascinante, con su juego de caretas sucesivas, no sólo homenajea al cine (y los contadores de historias), sino que nos cuestiona y enseña las nuestras.
 
 

Les Miserables
 
No estábamos preparados para ver este famoserrimo musical en pantalla grande. Lejos del dramatismo e intensidad del teatro y la ópera y salvo alguna excepción (Dancer in the dark), el cine siempre nos ha traído musicales buenrollistas con escasos momentos tristes. Por eso, ante semejante despliegue de desgarro y vehemencia, narrado en el lenguaje más directo al corazón que existe, y en primerísimos planos de los que es imposible escapar, un@ no puede menos que maravillarse y conmoverse con una entrega de espectador primerizo y arrancar a aplaudir cuando llegan los títulos de crédito (dudo que haya una sala en la que no surjan espontáneos). Hay tanto talento interpretativo en Les Miserables, que sumado al inmenso talento vocal que derrochan, sobre todo, Hathaway y Jackman, te deja sumid@ en puntuales e intermitentes episodios de síndrome de Stendhal.
 

 

Notables resultones: Chronicle, Los idus de Marzo, The Deep blue sea, Kiseki (Milagro) y La pequeña Venecia.
Decepciones: Prometheus, Brave, Cesare deve morire, To Rome with love, Submarine y Detachment.
Me he perdido intencionadamente: El Hobbit y la Blancanieves de Berger por todos los animales que murieron inútil e injustamente en el rodaje; y tampoco he querido acercarme a De óxido y hueso y La vida de Pi por maltrato y abuso animal.
P.S. La lista que publiqué ayer era una inocentada. Sorry a las personas que se fiaron de mí, a pesar de ciertas faltas y dolorosas “incongruencias”. He borrado la actualización, pero la mantengo en el primer post junto con los comentarios que, amablemente, dejasteis en ella.

P.S.2.Irónicamente, ahora que finalmente la he visto, me rindo ante Zhang Yimou y su Amor bajo el espino blanco.  Es tan maravillosa que tiene que estar en mi lista de lo mejor del año.

 

*

Anuncios