Retomo el aparcadísimo concurso con dos de mis canciones favoritas en una semana complicada “por que yo lo valgo”.

* 27 (3’5 /5 en el popularizómetro)

– Venía de calzar las botas más altas del mundo en otra película, pero aquí no habría podido utilizarlas: no son muy prácticas para huir.

– Dicen que es sano mantener una parcela de intimidad en cada relación de pareja, pero en el caso de esta chica, algunos secretos pueden salvarle la vida.

– Los bigotes postizos son un peñazo, pero, en ocasiones, no te reconoce ni tu madre.

¡Luces, cámara… canción! * 27

*

* 28 (2/5)

– Los japoneses conocen, mejor que nadie, sus efectos terapéuticos y desahoguiles. En este caso concreto, todo el mundo merece sus 5 minutos de fama.

– Conocer a tu padre es una cosa, reconciliarte con él públicamente frente a un micrófono, otra muy distinta.

– Una persona a la que acabas de conocer puede sacrificarte por ti, en un momento dado. Como diría Blanche Dubois: confía siempre en la bondad de los desconocidos.

¡Luces, cámara… canción! * 28

*

No sé si es algo bueno o malo, pero ahora ya no puedo escuchar Changes de Bowie sin recordar esta escena de Shrek 2.



Will you still love me tomorrow
suena en una romántica escena de Dirty Dancing en la que Swayze le cuenta a Baby su sueño. Tendréis que confiar en mi memoria cinéfila porque no he encontrado el video exacto y tendremos que conformarnos con esto:

J, Fiona, su verde esposo y los bailarines más famosos de los 80, te felicitan por tu doble acierto 😉

Anuncios