La más alegre

El comienzo de Mucho ruido y pocas nueces con ese poema opti(fe)minista seguido del entusiasmadísimo acicalamiento ante la llegada de Don Pedro & Co., me resulta de un buenrollismo desarmante.

La más agridulce

Empate entre el emotivo final de El club de los poetas muertos (una de las películas míticas de mi adolescencia) y el no menos emotivo final de Cinema Paradiso, con sus besos censurados.

La más rara

Algunos films contienen escenas raras raras raras, pero en mi memoria cinéfila sobresale casi cualquier momento de Cómo ser John Malkovich, ya que es un experimento raruno todo él y el WTF? no desaparece durante toda la película.

La más perturbadora

Podría escoger inquietantes scenes de David Lynch, Cronenberg o Haneke, por ejemplo, pero me quedo con el ending de La semilla del diablo, por esa terrorífica segunda película que comienza en tu cabeza cuando lo peor se confirma y el inoportuno amor entra en escena :S

La escena con más suspense

Ante la palabra suspense, lo primero que viene a la mente es Hitchcock, pero como soy incapaz de elegir una de entre todas las muchas buenas que contiene su filmografía, me quedo con mi escena favorita de un peliculón: el tiroteo en las escaleras de Los intocables de Elliot Ness (que es, al mismo tiempo, un homenaje de otra: El acorazado Potemkim).

La más aterradora

La escena que más secuelas me ha dejado en mi vida (dormir con la luz encendida, pesadillas post-apocalípticas, ataques de ansiedad cada vez que veo un carrito de supermercado…) es la escena del sótano de The Road. Para mi no hay argumento más espantoso que el que plantea esta película…

La más romántica

Cuando se es muy romántica, como en mi caso, resulta imposible quedarse sólo con una escena: el “he recorrido océanos de tiempo para encontrarte” de Drácula, Los puentes de Madison, Breve Encuentro, In the mood for love, Casablanca, Encadenados, la escena de la doble confesión del taxi de Antes del atardecer… too many, pero si tengo que elegir una, con todo el dolor de mi corazón, escojo el final de Breakfast at Tiffany’s. Y es que lo tiene todo para ponerme la piel de gallina: chico que se declara apasionadamente y contra toda posibilidad, chica que supera sus miedos, beso bajo la lluvia y… ¡un gato rescatado!. (Hepburn confesaría después que abandonar a Gato fue la escena más dura de toda su filmografía).

El mejor diálogo

Después de meditar durante días, voy a pecar de falta de originalidad escogiendo la que, en mi opinión, es la película con los diálogos y frases más memorables de la historia: Casablanca. Y pensar que el guión fue improvisado sobre la marcha…

Mejor escena sin diálogo

¿Búster Keaton?¿Chaplin?¿el magnífico prólogo de Up? Difícil elección, pero mi corazón está con los ya míticos 40 primeros minutos de Wall·E.

Mejor escena de pelea

Hay escenas de lucha impresionantes (lejos de las típicamente testosteronadas) que me encantan (Tigre y Dragón sería un buen ejemplo), pero, aunque no es ni de lejos la mejor, pocas escenas me han impulsado a levantarme de la butaca en el cine y a dar palmas como la de Eowyn vs Nazgul en El retorno del rey. Él dice “¡Insensato, ningún hombre puede vencerme. Ahora muere!”. Pero la rubia, decidida, se quita el casco y contesta “Yo no soy un hombre” y se lo carga. ¡MO-MEN-TA-ZO!

La mejor escena musical

LA ESCENA por antonomasia, la que representa mejor que ninguna otra la esencia del musical, es la archiconocida singin’ in the rain de la película con el mismo título. Y es que el musical es el genero más prozac, más “al mal tiempo buena cara” que existe. Curiosamente, Gene Kelly estaba tan enfermo el día que la rodaron, que bailar le supuso un esfuerzo sobrehumano y sus pies apenas tenían fuerza para hacer sonar las tachuelas. Para compensar la falta de garra que requería la escena, se le añadió el claqueo de dos bailarinas.

La mejor escena de baile

Hay 3 que me encantan y no puedo elegir. La más original, bonita y creativa: la elaborada escena final de Un americano en Paris, con Gene Kelly y Leslie Caron viviendo, de cuadro en cuado, su amor imposible en el mundo real (confesión: el fragmento que he escogido me hace llorar); la más irónica y crítica: la discusión (y batalla de sexos) de West Side Story en la famoserrima America; y la más elegante, romántica y chic: dancing in the dark de Melodías de Broadway, con Fred Astaire y Cyd Charisse. ¿Dónde puedo conseguir una falda como esa… y el talento para saber moverla?

El mejor discurso

Matar a un ruiseñor, Olvídate de mi, El gran dictador o El manantial contienen algunos de los mejores discursos de la historia, pero mi favorito no trata cuestiones tan terrenales. Sencillamente, no es de este mundo…

El mejor comienzo

Siempre me ha fascinado el comienzo de Manhattan. Varias versiones, a cada cual mejor, del inicio del primer capitulo de una novela se suceden, mientras la deslumbrante fotografía en blanco y negro de NYC, la capital del mundo, la ciudad de todos, es acompañada de esa maravilla que parece escrita expresamente para esta película, llamada Rhapsody in blue. Si no se te ponen los hairs like escarpias con este beginning, no eres humano…

La mejor muerte

No se me ocurre una muerte más impactante y sobrecogedora que la de Duelo al sol, con esos dos amantes que se odian con tanta intensidad, que tras dispararse el uno al otro, acaban declarándose su amor y agotando su último aliento en uno apasionado beso, para morir uno en los brazos del otro. Wow!

El mejor climax

Ambos me dejaron, no pegada, sino directamente incrustada en la butaca. Han pasado los años y sigo sin ser capaz de escoger entre Sospechosos Habituales y Se7en… De Spacey a Spacey y tiro porque me toca…

El mejor final

Esta categoría roza la crueldad. Es casi como preguntar a un niño a quien quiere más: si a papá o a mamá. Son muchos y muy buenos: Casablanca, Con faldas y a lo loco, El imperio contraataca, Vacaciones en Roma, Desayuno con diamantes, Lo que el viento se llevó… Y más y más y más…

La escena que jamás debió ser filmada

Es fácil encontrar malas escenas en películas reguleras, encontrar una chirriante o innecesaria en una buena peli es bastante más complicado. Siempre le doy al FF en la escena de las langostas de Annie Hall. Hacer humor a base de innecesaria crueldad animal me supera. Con la sensibilidad de hoy día, dudo que se hubiera filmado, más que nada porque PETA habría apretado al prolífico pelirrojo cual boa constrictor hasta hacerle cambiar de opinión (Bardem iba a ser torero en Vicky Cristina Barcelona, pero gente juiciosa le aconsejó “¡Woody, noooorl!)

La mejor escena de la historia

Otra categoría sádica, pero si tuviera que poner un fotograma a la definición cine en alguna enciclopedia alienígena, me vendrían 2 a la cabeza: Scarlett O’Hara arrancando un rábano de la tierra yerma para poner a Dios por testigo de que jamás volverá a pasar hambre y Darth Vader confensándole a Luke Skywalker que él es su verdadero padre en El imperio contraataca.

+ La escena más roller-coaster

Aunque no aparece en el MEME original, echaba de menos una categoría en la que las emociones se dispararan en todas las direcciones e, incluso, se contradijeran… y la encontré en Crash. La escena en la que Matt Dillon se desvive, e incluso arriesga su vida por rescatar a una mujer a la que horas antes había insultado, denigrado e, incluso medio violado delante de su marido, es sobrecogedora…

¿Cuáles son las vuestras? 😉

Anuncios