* Cuando un tema te recuerda vivamente a un film determinado incluso a pesar de haberlo conocido y escucharlo anteriormente, es señal de que está bien escogido y que encaja como un guante dentro de la película. Cuando son muchas las canciones que quedan pavlovianamente asociadas a cada uno de los films de un/a mism@ director/a, es señal de que detrás de la cámara se encuentra un gran melómano.

* Siempre me he preguntado qué opinaría Madonna de uno de los diálogos más famosos y ácidos de la película…

* Me costó confiar en su malo maloso cuando lo vi soltándole lindezas a Susan Sarandon en otra famosa película. Tenía miedo de que, en cualquier momento, mutilara a la, por aquel entonces, señora de Tim Robbins.

*

Pues sí, el cartel no deja lugar a la imaginación. Esa Mulholland Drive que casi todos hemos visto (y, quien no lo haya hecho aún, debería) y adorado, es una de las, en mi opinión, mejores películas de los dosmiles. ¿Quién podría olvidar la a cappela Llorando resonando poderosamente en un teatro vacío, la angustia y desesperación de Naomi Watts (que durante buena parte del metraje era también la nuestra), o la inquietante caja azul, amen del momento de la canción de la semana? ¿hablará David Lynch de la iconografía de sus películas con su psicólogo o psiquiatra?

¡Enhorabuena, Leticia! He decidido que no voy a ser tan rácana con las puntuaciones, así que voy a dar un punto entero por película. ¿Habrá pleno alguna semana?

Atentos a sus pantallas porque la segunda song aparecerá en la siguiente actualización 😉