Vivir en los 90 y no conocer este film es prácticamente imposible. Y no por su calidad, precisely, sino por el acoso y derribo publicitario al que te veías sometido. Finalmente, la cosa no fue para tanto, pero la taquilla indie ya estaba hecha (y la venta desorbitada de su banda sonora, también).

La canción que despide el primer mes del año es, teóricamente, una canción de amor y está dedicada a la chica que le da nombre, pero, si nos basamos en la letra, yo no diría que es una declaración de amor, exactly, sino una confirmación de otra cosa. ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir lubricidad?

¡Suerte! 😉

Anuncios