Sí, Philadelphia prometía ser rabiosa e hiriente y acabó siendo una película descafeinada y demasiado políticamente correcta a pesar de contener a un Tom Hanks en estado de gracia. Todo fue limado para pasar la criba de Jolibú. (Incluso un casto beso entre Hanks y Banderas fue eliminado del montaje final). Pero este film, a pesar de los pesares, nos ha dado buenos momentos. Y el mejor de ellos, en mi opinión, es el de la canción de esta semana.

No he podido encontrar la versión subtitulada, así que, he incluido la versión original para los anglófilos:

Y la version doblada para los “shakespearerófobos”:


Mataron a mi madre
en la puerta de mi cuarto;
Moría y me salvaba!
después, de madrugada
vagaba con Bersi,
cuando de pronto
un lívido brillo parpadeaba
e iluminaba la oscura calle
delante de mí!
¡Miro!
¡Ardía la casa en que nací!
¡Y así quedé sola!
¡Y alrededor la nada!
¡Hambre y miseria!
¡La necesidad, el peligro!
Caí enferma,
y Bersi, buena y pura,
de su belleza ha hecho negocio,
¡un contrato por mí!
¡Llevo la desventura a quien me quiere!
¡Y fue en aquel dolor
que a mi vino el amor!
Una voz llena de armonía y dice:
“¡Sigue viviendo! ¡Yo soy la vida!
¡En mis ojos está tu cielo!
¡No estás sola!
¡Tus lágrimas enjugo!
¡Estoy en tu camino y te sostengo!
¡Sonríe y espera! ¡Yo soy el amor!
¿Alrededor todo es sangre y fango?
¡Yo soy divino! ¡Yo soy el olvido!
Soy el Dios que desde las alturas
baja a la tierra
y hace de la tierra
¡el cielo!
Yo soy el amor, yo soy el amor,
el amor”

Congratulations Rick por tus quick fingers!

Cuatro semanas, cuatro acertantes distintos. I like it 😉
Anuncios