Con la excusa de San Valentín, una fiesta que detesto y en la que nunca he creído, es posible que vayan desfilando por este blog mis declaraciones de amor cinéfilas favoritas… o no. Nunca me perdonaría ser la causa de algún coma diabético…

Así que como primero, y, puede que único, love speech, aquí va el que escribió Kevin Smith para Persiguiendo a Amy. No he podido encontrarlo subitulado, asi que no me queda más remedy que poner la versión doblada. Sorry 😦

P.S. Actualización improvisada en una noche de insomnio para tapar la anterior. Esta vez no la he borrado, un gran paso por mi parte…