Te propongo un ejercicio:

Enciérrate en tu habitación. Apaga todas las luces, cierra todas las ventanas. Siéntate en un lugar cómodo. Dale al play del youtube y cierra los ojos. ¿Qué ves? ¿Qué sientes? ¿Qué tipo de pensamientos y asociaciones psico-biográficas acuden a tu mente?

Si has visto El curioso caso de Benjamin Button y sólo has sido capaz de evocar imágenes de la película, esta B.S.O no te ha llegado al cuore.
Si no has visto el film y no tienes ningún interés en enmarcar esta partitura en su contexto e historia originales, obviamente, no has sentido su magia.

Para saber si una B.S.O es buena, siempre sigo el mismo ritual:

1- Si soy capaz de tararearla compulsivamente (o de reconocerla fácilmente) y no me la quito de la cabeza días después del visionado del film, es buena.
2- Si al escucharla en casa, me atrapa y me transporta “somewhere over the rainbow” de mi cinefilia, es muy buena.

Y, a veces. Sólo algunas veces, incluso descubres magos que no conocías, o en los que nunca habías reparado, como en el caso del compositor de la B.S.O de esta multinominada película de David Fincher. Alexandre Desplat, where have you been all my life?


¿Qué importancia tienen las B.S.Os en tu cinefilia?